Yayo, el exalumno que se reunió con el Papa

Yayo, el exalumno que se reunió con el Papa

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Al venir a EE. UU.
    IWAN BAGUS
    "Una cosa: en mi trabajo pastoral no hay lugar para la homofobia", le escribió el Papa a Yayo en una comunicación.

    Si alguien explotó en júbilo cuando Jorge Mario Bergoglio fue investido como el nuevo Papa que sucedería a Benedicto XVI, fue Yayo Grassi.

    Yayo es argentino, como Francisco, y desde hace mucho está radicado en Washington donde tiene un negocio de catering. El nexo que le une al Papa también es de larga data: fue alumno de Bergoglio mientras cursaba la escuela secundaria en el Colegio de la Inmaculada Concepción de Buenos Aires, en 1964. En ese entonces, dictaba las asignaturas de literatura argentina y psicología. 

    Yayo Grassi, el exalumno del Papa

    Yayo Grassi, el exalumno del Papa
    En 1964 el Papa fue el profesor de secundaria de este hombre, quien dice que Francisco marcó para bien su vida.
    (Publicado viernes 2 de octubre de 2015)

    "Él tiene un don especial", dice Yayo al referirse al Sumo Pontífice, cuando alude a la reacción de fervor que provoca el Papa en la gente que le sigue y le espera. Comenta que aunque perdieron un poco de contacto, lo reanudaron cuando Bergoglio fue nombrado cardenal y Grassi coincidó con él en su natal Argentina.

    Durante la visita del Papa a Washington, pudieron verse en la sede de la Nunciatura Apostólica.

    En medio de la revelación de la reunión de Francisco con Kim Davis, una funcionaria opuesta el matrimonio homosexual, el reencuentro entre Grassi y el Papa se ha vuelto polémico porque la pareja de Yayo es Iwan, un fotógrafo de origen tailandés con quien comparte su vida desde hace alrededor de dos décadas.

    "Él conoce a Iwan desde antes y no fue ese un tema que habláramos. Fue un reencuentro personal, de amigos", dijo Grassi y en el video que registró el episodio privado, se aprecia cuando el Papa rememora haber visto a Iwan antes "en la plaza", refiriéndose a Roma. 

    Sus posiciones diametralmente opuestas en lo que refiere al matrimonio igualitario las expresaron mutuamente antes, pues según National Geographic en el año 2010 Grassi le había dejado saber su pesar por las opiniones que tenía Francisco respecto a las uniones del mismo sexo. La misma publicación cita que Bergoglio respondió diciendo que sus palabras llegaron a su corazón, pero que la posición de la iglesia en la materia no dan espacio a dudas.

    Yayo indica que esa misiva cerró con un mensaje muy claro. "Una cosa: en mi trabajo pastoral no hay lugar para la homofobia", le escribió Francisco.

    Y en palabras de Yayo, la posición de Francisco no afecta ni un poco la relación fraternal que les une. "Él es un mentor y guía esencial en mi vida. Muchísimo de lo que soy se lo debo a mis padres, pero también a él. No tendría visiones tan amplias, tan progresistas y liberales si él no hubiese estado en mi camino".

    Durante la mañana del viernes, el Vaticano confirmó la reunión de Bergoglio y Grassi y, más temprano, precisó que si bien había ocurrido el encuentro con Kim Davis, ello no representa una expresión de apoyo.