El Príncipe Enrique visita una favela

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    El Príncipe Enrique visita una favela
    EFE

    BRASIL- El príncipe Enrique de Inglaterra, cuarto en la línea de sucesión del trono británico, revolucionó la rutina diaria de los vecinos de Eldorado, uno de los barrios con mayor "vulnerabilidad" de la región metropolitana de Sao Paulo debido a sus altos índices de pobreza. Con puntualidad inglesa y rodeado por un séquito de seguridad, Enrique llegó a Eldorado, en la localidad paulista de Diadema, ante la expectación de decenas de jóvenes que esperaban impacientes -y con cámara de fotos en mano- la inusual visita real.

    [Relacionado: Vota por tu "novia"del Mundial] Como en los días anteriores durante su estancia en Brasil, la causa social volvió a centrar la agenda del nieto de la reina Isabel II. Tras visitar una comunidad de personas de escasos recursos en el vecino municipio de Cubatao, Enrique llegó a la sede de Acer, una asociación de apoyo a niños en riesgo que desde hace años lucha por contrarrestar la falta de oportunidades de muchos jóvenes de la zona. Durante su visita a la asociación, el príncipe se interesó por la situación de los niños y familias que participan del proyecto, con quienes conversó durante varios minutos de manera individual para conocer su realidad. Según dijo a Efe el secretario general de Acer, Jonathan Hannay, los vecinos de Eldorado se enfrentan diariamente a la "marginalidad social, a una educación débil y a una pobreza muy grande".

    Video: El Príncipe Enrique visita una favela

    Video: El Príncipe Enrique visita una favela
    (Publicado viernes 25 de julio de 2014)

    [También te puede interesar: La escultural modelo que trae de cabeza a Neymar] A su salida, de nuevo gritos y flashes. Un centenar de personas, en su mayoría jóvenes, le acompañaron hasta el pabellón municipal, donde el príncipe, esta vez vestido con una camiseta con los colores de Brasil, jugó una pachanga con algunos niños ante la atenta mirada de sus fans. A diferencia de los estadios del Mundial de fútbol 2014, en el pabellón de Eldorado no hay astros de la talla de Neymar, ni césped con estándar FIFA, pero si la ilusión de decenas de jóvenes que nunca olvidarán que un príncipe jugó en la cancha de fútbol de su barrio.