Apresan a presuntos asesinos de adolescente

Tres acusados por muerte de adolescente en 2014

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Apresan a presuntos asesinos de adolescente
    Foto de familia de Ryan Morrissey
    Ryan Morrissey.

    BOSTON - Autoridades revelaron que habrían resuelto el crimen que cegó la vida de un adolescente e hirió a otro en noviembre pasado. Tres sospechosos por el caso están ahora bajo custodia.

    Dos víctimas fueron tiroteadas en 274 Main Street en el vecindario de Charlestown el 5 de noviembre. Una víctima sobrevivió, pero Ryan Morrissey, de 17 años, murió días después a causa de sus heridas.

    La fiscalía de Suffolk reveló que este miércoles compareció en corte Julio Báez, de 24 años y residente de Charlestown, quien fue detenido la noche del martes y acusado de asesinato e intento de asesinato. Báez quedó detenido sin derecho a fianza.

    Después de la comparecencia de Báez, las autoridades procedieron a capturar a Danilo Soto de 21 años. Otro presunto implicado, Alexander Soto, quien estaba bajo custodia por otro caso no relacionado, también fue señalado en conexión con el asesinato. Ambos comparecerán en corte el jueves. Alexander Soto, de 17 años, será imputado como adulto

    "Hace poco más de cuatro meses, un joven con el nombre de Ryan Morrissey estaba simplemente pensando en sus cosas, salir con los amigos y hacer lo que los niños de su edad hacen cuando fue atacado por error y asesinado a tiros afuera de una tienda de conveniencia en Charlestown por un sospechoso con la intención de causar daño", dijo el comisionado William Evans.

    "Por decir lo menos, esto fue un caso de identidad equivocada con trágicas consecuencias, pero, por suerte, los responsables tendrán que rendir cuentas", agregó Evans. Morrissey era nativo de Boston y creció en Charlestown donde fue educado en el sistema de las Escuelas Públicas. Era estudiante de último año en St. Clement’s High School y también miembro del equipo de hockey deSt. Joseph’s Prep.

    En los últimos cuatro meses los detectives y los fiscales asignados a las unidades de homicidios del Departamento de Policía de Boston y la oficina del fiscal de Suffolk fueron recolectando y analizando imágenes de vigilancia de los negocios cercanos, registros telefónicos, registros de antenas de telefonía móvil y otros elementos de prueba.

    De acuerdo estas pesquisas, las víctimas estaban fuera de una tienda de conveniencia cuando dos hombres vistiendo sudaderas con capucha se acercaron, blandieron armas de fuego y comenzaron a dispararles antes de huir hacia un carro que estaba esperando en Salem Street. La investigación reveló que estos dos hombres habían caminado previamente frente a la tienda unos pocos momentos antes.

    El carro que esperaba era un Acura gris registrado a nombre de la madre de Báez y él estaba al volante, según explicaron los fiscales. Presuntamente al huir golpeó a otro vehículo. Cuando investigadores hallaron el Acura, este tenía daños en consonancia con esa colisión. En una declaración ante los fiscales, Báez supuestamente reconoció que operaba el vehículo en la noche del tiroteo. Báez regresará a la corte el 15 de abril.