Sin definir futuro de soldados afganos desertores

Sin definir futuro de soldados afganos desertores

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Sin definir futuro de soldados afganos desertores
    Telemundo Boston

    BATAVIA (Nueva York) - Un oficial del ejército afgano que dijo que iba a ser un objetivo de los talibanes si era enviado a su hogar está a la espera de la decisión de un juez de inmigración qie dictamine si puede permanecer en los Estados Unidos.

     

    El Mayor Jan Arash apareció este martes en la Corte de Inmigración de Estados Unidos en el oeste de Nueva York, donde se esperaba que el juez Steven Connelly se pronunciara sobre su solicitud de asilo.

    En lugar de ello, el juez llevó el caso bajo consideración y emitirá una decisión más tarde, según dijo el abogado de Arash, Matthew Borowski.

    "Creo que es un buen augurio para Arash porque es evidente que el juez quiere examinar las cuestiones más a fondo", dijo el abogado.

    Arash es uno de los tres oficiales militares afganos que huyeron de un ejercicio de entrenamiento militar liderado por Estados Unidos en Massachusetts en septiembre con la esperanza de entrar en Canadá.

    En cambio, fueron capturados en la frontera y entregados a las autoridades estadounidenses, que los detuvieron e iniciaron los procedimientos de deportación.

    A uno de los oficiales, Nasir Askarzada, ya se le ha permitido quedarse en Canadá porque tiene parientes allí y tramita asilo.

    Arash y el tercer soldado, el capitán Noorullah Aminyar, están buscando asilo en Estados Unidos.

    El juicio de Aminyar está programado para comenzar el jueves en un tribunal en el Centro de Detención Federal de Buffalo en Batavia, donde él y Arash han estado detenidos.

    Cabe recordar que en septiembre los tres soldados desertores tomaron un taxi desde Cape Cod, Massachusetts, a las Cataratas del Niágara, Nueva York, y luego caminaron a través del Rainbow Bridge para llegar al lado canadiense.

    En entrevistas con The Associated Press, los soldados dijeron que ellos y sus familias han sido amenazados por los talibanes por entrenarse y luchar junto a los soldados estadounidenses. Dijeron que temen ser asesinados si son devueltos a Afganistán.