Premian valentía de Michael DeSousa

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Premian valentía de Michael DeSousa
    Telemundo Boston

    BOSTON - En una emotiva ceremonia en la Casa Estatal se concedió a Michael DeSousa el premio "Madeline Amy Sweeney" que honra a civiles por su valentía.

    Sweeney era una aeromoza a bordo del Vuelo 11 de American Airlines, quien valientemente se puso en contacto con los funcionarios en tierra para informar detalles sobre los terroristas a bordo del avión que posteriormente se estrelló contra una de las torres del World Trade Center de Nueva York.

    Ella fue aeromoza por 14 años y vivía en Acton, al centro de Massachusetts.

    Este jueves como parte de los actos en memoria de las víctimas del 9/11, DeSousa con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada recibió el reconocimiento que la organización "Massachusetts 9/11 Fund" le otorga por su coraje demostrado en un incendio ocurrido en Fall River el 6 de julio 2013.

    Complicado rescate

    Aquel día DeSousa, quien es de origen brasilero, se detuvo en una intersección cuando vio las llamas que brotaban de una casa.

    Entonces se bajó de su carro, alertó de inmediato sobre el fuego a los propietarios del edificio y forzó una puerta de la entrada para alertar a todos los inquilinos.

    DeSousa narró en la ceremonia cómo debió ingeniárselas para poder alertar a todos.

    Relató que al tocar una de las puertas le abrió una señora de casi 90 años y le avisó: su casa está incendiándose. Pero la mujer no entendió y le respondió, "Yo no tengo dinero..¿vas a pegarme?".

    "No, estoy tratando de ayudarla, vamos", le replicó DeSousa.

    "Yo no me voy...no puedo caminar", le aseguró ella, por lo que DeSouSa no le quedó otra opción que tomarla cargada pese a la resistencia de la señora quien le decía que no la tocara, que no tenía dinero para él, anécdota que causó carcajadas en los funcionarios públicos presentes en la entrega del premio.

    "Recuerdo que la cargué y sus labios rozaban mis mejillas y mientras la bajaba por las escaleras, me besaba y decía gracias, gracias, gracias".

    Tras ese rescate DeSousa fue a un edificio vecino y alertó a los residentes de allí del peligro que enfrentaban si las llamas se propagaban.

    Gracias a su valiente acción nadie resultó herido.