Caso Aaron Hernández: jurado puede ver Super Bowl

Caso Aaron Hernández: jurado puede ver Super Bowl

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Caso Aaron Hernández: jurado puede ver Super Bowl
    Telemundo

    FALL RIVER - A los 18 residentes de Nueva Inglaterra que conforman el jurado en el juicio por el asesinato de la ex estrella de los Patriots Aaron Hernández se les permitirá ver el juego del equipo de casa en el Super Bowl, pero la jueza a cargo del caso les dijo que deben salir de la sala si se menciona el nombre de Hernández.

    Hernández capturó el último pase de touchdown del mariscal de campo Tom Brady en la derrota de los Patriots de 2012 contra los Giants de Nueva York en Super Bowl. Ahora él está en juicio por asesinato, acusado del asesinato de Odin Lloyd en 2013, quien estaba saliendo con la hermana de su novia.

    El juicio que ocurre justo cuando los Patriots llegan al Super Bowl contra los Seahawks de Seattle conlleva que la jueza de la Corte Superior del condado de Bristol, Susan Garsh, cerró este viernes el segundo día de testimonios diciéndole a los miembros del jurado que pueden ver el partido si es importante para ellos, pero que deben estar atentos a cualquier mención del caso o sobre Hernández.

    "Ustedes escuchan esa palabra y tienen que salir del lugar", dijo Garsh. "Tome distancia."

    El juez ha dicho previamente a los miembros del jurado que no están autorizados a discutir el caso con nadie, ni siquiera a contarle a sus familias o empleadores que están sentados como jurados en el caso. Durante la selección del jurado, a los potenciales miembros se les preguntó si eran aficionados de los Patriots, pero eso no significaba que fueran descalificados automáticamente.

    Hernández tenía un contrato de 40 millones de dólares con los Patriots, cuando fue detenido. Previamente este viernes, la madre de Lloyd, Ursula Ward, fue superada por la emoción y tuvo que abandonar la sala del tribunal cuando el fiscal mostró fotos del cuerpo de su hijo en el parque industrial donde fue encontrado. El jugador de 27 años, Lloyd, fue mostrado acostado sobre su espalda con el puño izquierdo sobre las heridas de bala en el pecho.

    Fue el segundo día consecutivo en que ella abandonaba la sala llorando. El cuerpo de Lloyd fue encontrado acribillado a balazos en un parque industrial cerca de la casa de Aaron Hernández en North Attleborough, no muy lejos de Gillette Stadium.

    El viernes, dos hombres que trabajaban en un negocio en el parque industrial describieron que un corredor adolescente lleguó a su oficina temprano en la tarde del 17 de junio de 2013, y luego los llevó a un terreno baldío.

    Uno de los hombres, David Swithers, dijo que se detuvo a unos 20 metros de distancia y vio a un hombre acostado. El juez había advertido a los miembros del jurado que las imágenes serían gráficas y que no debían dejar que sus emociones les influyeran en el caso.

    "Estaba rígido e inmóvil. Había moscas volando dentro y fuera de su nariz", dijo Swithers. "Llamé al 911".

    También testificando este viernes estaba Shaneah Jenkins, de 23 años, quien estaba saliendo con Lloyd. Su hermana, Shayanna, de 25 años, es la prometida de Hernández y la madre de su hijo de 2 años. Las hermanas se sentaron en lados opuestos en la sala del tribunal, Shaneah con la madre de Lloyd y Shayanna con la familia de Hernández. Shayanna Jenkins no estuvo en la corte el viernes.

    Shaneah Jenkins testificó el viernes que ella le presentó Lloyd a Hernández y que a pesar de que tenían una relación cordial, que no eran cercanos. Afirmó que los dos hombres pasaban el rato en el sótano o fumaron marihuana juntos cuando fueron a visitar, pero aparte del fin de semana en que Lloyd fue asesinado, los dos hombres no pasaron tiempo juntos sin ella allí.

    El abogado de Hernández, Michael Fee, indicó en su declaración inicial que Hernández y Lloyd eran amigos y que Hernández no tenía ninguna razón para matarlo. Se espera que Shaneah Jenkins reanudará su testimonio en la próxima sesión que será el martes debido al pronóstico tormenta de nieve este lunes.

    En un caso de asesinato por separado que aún no se ha llevado a juicio, Hernández fue acusado el año pasado por la muerte de dos hombres en el 2012 después de que alguien derramó una bebida sobre él en un club nocturno de Boston. El juez ha dictaminado que los fiscales en el caso de Lloyd no pueden decirle al jurado acerca de esos asesinatos.