Policía paga a hackers que infectaron sistemas

Policía paga a hackers que infectaron sus sistemas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Policía paga a hackers que infectaron sistemas
    Shutterstock
    Samuel Nájera, vocero de la Conferencia, afirmó que los ataques por internet muestran intolerancia y han dañado los esfuerzos de logística para la visita.

    TEWKSBURY - Un departamento de policía de Massachusetts ha sido víctima de una estafa cibernética en la que los hackers bloquearon el acceso a los archivos del departamento y exigieron el pago de un "rescate" para desbloquearlos.

    El jefe la la Policía de Tewksbury Timothy Sheehan dijo al The Boston Globe que sintió que no tenía más remedio que pagar los 500 dólares que exigieron los hackers, ya que nadie, ni siquiera los expertos privados, podrían desencriptar los archivos infectados.

    Los piratas exigían el pago en "Bitcoin" (una moneda virtual), y que se enviaran a través de un software denominado "Tor", por lo que es casi imposible de rastrearlos. 

    "Mis pensamientos iniciales eran que estábamos infectados por algún tipo de virus", dijo Sheehan al recordar el ataque del 8 de diciembre. "Luego se determinó que era un poco más grande que eso. Era más como ciberterrorismo ".

    El Boston Globe explica que "ladrones digitales manejan programas 'ransomware' con nombres como KEYHolder, CryptoLocker o CryptoWall enviando mensajes de correo electrónico contaminados, como un aviso falso de un servicio de entrega de paquetes que contiene un hipervínculo que infecta el computador del receptor cuando se hace click".

    La única forma de evitar el problema es hacer una copia de seguridad de los datos.

    El ataque fue reportado por primera vez por el Tewksbury Town Crier. Varios departamentos de todo el país han sido víctimas. Entre otros cuerpos de policía de ciudades pequeñas afectados estuvo el Departamento de Policía de Swansea, que fue víctima de la misma amenaza en noviembre de 2013 y pagó 750 dólares a conseguir sus archivos de nuevo, según el Globe.

    Pese a lo atemorizante de los incidentes ningún dato fue robado ni contenido policial sensible revelado.