Más sin hogar en Boston pone a prueba refugios

Más sin hogar en Boston afecta a refugios

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Más sin hogar en Boston pone a prueba refugios
    necn

    BOSTON - Cinco semanas después de que perdió su trabajo como ejecutivo y su casa en el North End, Peter Boyle es uno de los miles que se cuentan en el 35to censo anual de personas sin hogar en Boston, hecho por trabajadores y voluntarios, a pie y en furgonetas a lo largo de la ciudad.

    "Hice algunas malas decisiones y tenía un montón de mala suerte que las acompañaron", explicó Boyle a nuestro canal hermano Necn. "Se me puso en una situación que no pude superar".

    Por ahora Boyle vive en Pine Street Inn, estadía que depende de un número asignado en una especie de lotería entre los que buscan refugio cada noche.

    "He tenido la suerte de ser uno de los que tiene una cama todas las noches", aseguró. "Ha sido una bendición y le doy gracias a Dios por ello".

    Desde su faro junto a la autopista en el South End, Pine Street Inn llena cada noche todas las 450 camas para los hombres, y 110 más para las mujeres pero hay una sobrepoblación (supera las 100 personas) que acude por refugio en este intenso frío y que debe pasar la noche en catres o camas plegables en el vestíbulo.

    Cifra en ascenso

    Y eso es sólo una fracción de las 7,255 personas sin hogar que fueron contadas el año pasado, un alza de 3,8 por ciento respecto al previo.

    La directora ejecutiva de Pine Street, Lyndia Downie, espera eso pase de nuevo este año.

    "El mercado de los alquileres, los cambios luego del problema con el puente hacia el refugio de Long Island, y el clima han sido una tormenta perfecta para nosotros", explicó.

    Downie afirmó que la financiación no ha subido paralelamente con esa creciente necesidad, sobre todo en lo que se refiere a la pérdida de las instalaciones de tratamiento por abuso de sustancias.

    Por su parte, Boyle se consuela sabiendo que puede recurrir a la asistencia que está recibiendo ahora, no importa qué tan superpoblada  o con fondos insuficientes resulte, para ayudarle a encontrar su camino.

    "Pensé que entendía lo que era estar sin hogar, pero no lo sabes hasta que estás realmente sin hogar, ves todo lo que has perdido y que realmente estás sólo con lo básico", comentó. "Yo solía tener cientos de dólares en el bolsillo, y ahora tengo como 4 dólares".

    Desde la noche del miércoles, el alcalde Marty Walsh, funcionarios de la ciudad y 300 voluntarios se desplegaron por toda la ciudad.

    Los voluntarios esperan ayudar a que la gente se integre a los programas y centros de acogida, y, finalmente, encuentren una vivienda permanente.