¿Por qué juzgamos a primera vista?

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ¿Por qué juzgamos a primera vista?
    Shutterstock

    BOSTON - La amígdala cerebral es la culpable. Sí, ese órgano que arroja información cada vez que conocemos y sobre todo juzgamos a alguien a primera vista.

    Resulta que un nuevo estudio publicado en el Journal of Neoroscience concluyó que somos capaces de juzgar si una persona es "digna de confianza" incluso segundos antes de captar de manera consciente su rostro.

    Si estás preocupado por causar una buena primera impresión porque "nunca tendrás una segunda oportunidad" entérate que según este estudio esa impresión se produce en sólo milisegundos.

    "Los resultados son consistentes con una amplia investigación que sugiere que formamos juicios espontáneos de otras personas que pueden estar en gran medida fuera de la conciencia", dijo Jonathan Freeman, profesor asistente en el Departamento de Psicología de la Universidad de Nueva York, quien dirigió el estudio.

    Este proceso, según los investigadores, se debe a la amígdala, la parte del cerebro que se ocupa de los procesos como la memoria, la toma de decisiones, y ciertas emociones.

    La velocidad del juicio

    Muchos estudios acerca de la amígdala y la honradez se han hecho, pero antes de esta investigación no se sabía que la amígdala podría evaluar algo tan complejo como la honradez tan rápidamente y antes que el pensamiento consciente.

    El estudio fue realizado por primera vez ofreciendo a un grupo de voluntarios una encuesta donde se clasificaron una serie de rostros y la honradez percibida.

    Esos rostros fueron mostrados a segundo grupo por milisegundos a un nivel suficiente para que los ojos de los voluntarios pudieran ver las imágenes, pero un tiempo demasiado corto para que se dieran cuenta conscientemente lo que habían visto.

    La resonancia magnética mostró que sus cerebros hacen juicios de todos modos.

    Entonces, de acuerdo al estudio de ahora en adelante pregúntese si confiaría en su amígdala cerebral para evaluar qué tan confiable es una persona de acuerdo a su cara. Y si al final de todo, con los años esa persona le defrauda...ya sabe quien fue la culpable.