Fanáticos y Patriots se gozan celebración

Fanáticos y Patriots se gozan celebración

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Fanáticos y Patriots se gozan celebración
    NECN

    BOSTON -  Los New England Patriots recibieron una bienvenida de héroes por su victoria en el Super Bowl XLIX. Las calles de lado a lado en la ruta de la caravana estuvieron repletas de gente con señales de felicitación para sus campeones.

    Los fanáticos coreaban "¡Brady! ¡Brady!" y trepaban montículos de nieve para alcanzar a ver el desfile del equipo que conquistó su cuarto campeonato de la NFL.

    Los aficionados tiraban besos, agitaban las manos y gritaban hasta quedar roncos mientras la caravana de los campeones del Súper Bowl pasaba por el centro de Boston en vehículos anfibios, que se han convertido en característicos de los desfiles de campeonato en la ciudad.

    Algunos seguidores hicieron caso omiso a las advertencias de la policía y treparon los enormes montículos de nieve que quedaron tras la tormenta de la semana pasada para poder ver mejor al quarterback Tom Brady, el entrenador Bill Belichick y el resto de los jugadores y sus familias, mientras un camión tiraba confeti al aire.

    El público rugió mientras un sonriente Belichick y sus jugadores se tomaban selfies y levantaban el trofeo Lombardi. Docenas de agentes de la policía custodiaban la caravana mientras pasaban por la calle Boylston y por el lugar donde está la meta del Maratón de Boston, donde dos bombas mataron a tres personas e hirieron a más de 260 en 2013.

    Muchos aficionados vestían camisetas con el número 12 de Brady, gritaban el nombre del quarterback y levantaban letreros con el mensaje "Somos los CAMPEONES". Uno tenía una pancarta con el mensaje "Belichick para Presidente".

    Un sonriente Brady levantó a su pequeño hijo Benjamin, quien sonrió y saludó al público.

    Los Patriots derrotaron el domingo 28-24 a los Seahawks de Seattle en el Súper Bowl en Glendale, Arizona, su cuarto título de la NFL, y primero en una década.

     

    "Me estoy congelando, pero ha sido fabuloso. Es emocionante", dijo Annie Cushing, quien vestía una camiseta de Rob Gronkowski y un sombrero con una réplica de papel de aluminio del trofeo Lombardi. El verdadero Gronk provocó risas con sus pasos de hip-hop y un sombrero con un personaje de dibujos animados.

    El equipo surcó las calles de Boston en los vehículos anfibios "duck boats" en un desfile por el que varias calles fueron cerradas para permitir el paso de la caravana conformada por 25 duck boats, 5 camiones de plataforma, 4 camiones encargados de arrojar el confetti y 2 para medios.

    La parada salió del Hynes Convention Center, tomó Boylston Street y luego pasó por el Boston Common en la ruta a la Plaza del Ayuntamiento. 

    Para no quedarse atrás, el wide receiver Julian Edelman se paró sobre el techo de uno de los vehículos usando gafas de sol y una camisa blanca, en ocasiones ondeando una bandera de los Patriots y alzando carteles de los aficionados, incluyendo uno burlándose del cornerback Richard Sherman de los Seahawks.

    Por su parte los aficionados mostraron su apoyo con carteles que señalaban "Nos odian porque ellos no son nosotros", en referencia a una frase dicha por el actor James Franco en la película "The Interview".

    La policía reportó cuatro detenciones, dos de ellas por alterar el orden público, otra para un menor de edad que consumía bebidas alcohólicas y otra a una persona que aparentemente lanzó una bola de nueve a un policía.