Activistas proinmigrantes alzan su voz

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Activistas proinmigrantes alzan su voz
    Centro Presente
    Activistas solicitan una reunión al jefe de policía del condado de Bristol, a quien califican como "el más antiinmigrante" del estado.

    BOSTON - Las fricciones salieron a la luz este jueves en la Casa Estatal luego que activistas pro derechos de los inmigrantes protestaran por no ser invitados a una reunión entre legisladores y autoridades policiales para discutir el impacto del reciente anuncio de que Massachusetts podría acoger a menores de edad que cruzan solos la frontera sur del país.

    Para organizaciones locales que luchan por los derechos de los inmigrantes fue un punto de honor protestar a las puertas del salón de la Casa del Estado donde funcionarios electos, representantes de ICE y algunos jefes de policía locales estaban reunidos.

    Por ello a la salida del encuentro los activistas abordaron a la alcaldesa de Lynn, Judith Flanagan Kennedy y al jefe de policía del condado de Bristol, Thomas M. Hodgson, a quien según Patricia Montes, directora ejecutiva de la organización Centro Presente, se le podría calificar como el "más antiinmigrante" del estado.

    Crisis humanitaria en la frontera: Congreso estancado De acuerdo Montes los manifestantes "les solicitamos que no deberían tener estas reuniones a puertas cerradas y en su lugar deben tener un diálogo directo con la comunidad inmigrante".

    El resultado de esta acción fue que Centro Presente, NDLON y la Coalición del Acta de la Confianza lograron pautar una próxima reunión con el oficial Hodgson.

    Según la convocatoria de la reunión hecha por el líder de la minoría republicana en la Cámara de Representantes, Bradley H. Jones, el encuentro solo buscaba responder a los continuos reportes de que el estado albergaría a un número no determinado de niños indocumentados en instalaciones militares locales a la espera de completar su proceso migratorio.

    A su juicio la política federal de inmigración traería ramificaciones que tendrian impacto en Massachusetts en materia de seguridad, salud pública y demanda de recursos estatales.

    El estado ha adelantado que podría albergar hasta mil niños y el secretario de Salud y Servicios Humanos, John Polanowicz indicó que eventualmente cerca del 80% serían recibidos en hogares de Massachusetts o en el resto del país.